Ir al contenido principal

El decálogo del buen Cuentista

Horacio Quiroga
 1. Cree en un maestro -Poe, Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo.

2. Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.

3. Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia.

4. Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón.

5. No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.

6. Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: “Desde el río soplaba el viento frío”, no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.

7. No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.

8. Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.

9. No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.

10. No pienses en tus amigos al escribir, ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida del cuento.

Este decálogo pertenece a Horacio Quiroga, uno de los maestros del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y seguidor de la escuela modernista.


Colaboración de Cecilia Stanziani

Comentarios

Entradas populares de este blog

Definiciones de cuento según distintos autores

  "El cuento, por su índole sucesiva, responde íntimamente a nuestro ser que se desenvuelve en el tiempo". J. L. Borges  "El cuento es algo así como una gota de agua vista con una lupa, y por lo tanto en ella está el universo entero”. H. A. Murena "...un cuento, en última instancia, se mueve en ese plano del hombre donde la vida y la expresión escrita de esa vida libran una batalla fraternal, si se me permite el término; y el resultado de esa batalla es el cuento mismo, una  síntesis viviente a la vez que una vida sintetizada, algo así como un temblor de agua dentro de un cristal, una fugacidad en una permanencia.  Sólo con imágenes se puede transmitir esa alquimia secreta que explica la profunda resonancia que un gran cuento tiene en nosotros, y que explica también por qué hay muy pocos cuentos verdaderamente grandes. […] un buen cuento es incisivo, mordiente, sin cuartel desde las primeras frases. […] Un cuento es malo cuando se escribe sin esa tensión que debe ma

El Método de la composición por Edgar Allan Poe

El método de la composición es un ensayo que realizó el autor Edgar Allan Poe en el que explica cuál fue el proceso para crear su obra «El cuervo» publicado por primera vez en Graham’s Magazine de Filadelfia en 1846.  El autor apela directamente a que el lector destruya los mitos surgidos alrededor del poeta y su exaltación como figura todopoderosa, iluminada por los cielos y el infierno, capaz de volcar en los versos el alma con unas cuantas palabras. Poe, hombre conocedor del hombre y de la literatura, explica cautelosamente cómo “El cuervo” se construyó como una pieza “matemática” antes que producto del éxtasis. En él explica la teoría acerca del método de escritura que todo autor debería usar para causar la respuesta deseada en el lector. Utiliza su creación «El cuervo» por ser la más conocida y detalladamente explica cada paso que da para desarrollar la obra antes de ponerse a escribirla, este método es completamente contrario como al método de la «creación espontánea». Las idea

Aprender

 “Aquel que aprende debe sufrir. Incluso en nuestro propio sueño no podemos olvidar el dolor, que cae gota a gota sobre el corazón. Y en nuestra propia desesperación, aún en contra de nuestra propia voluntad, viene la sabiduría, por la terrible gracia de Dios”. Esquilo  [Esquilo (525 a.C.-456 a.C.) fue un dramaturgo griego. Predecesor de Sófocles y Eurípides, es considerado como el primer gran representante de la tragedia griega. Nació en Eleusis (Ática). Pertenecía a una noble y rica familia de terratenientes. Luchó contra los persas en la batalla de Maratón (490 a.C.), en la de Salamina (480 a.C.) y, posiblemente, en la de Platea (479 a.C.). Algunas de sus obras, como Los persas (472 a.C.) y Los siete contra Tebas (467 a.C.), son el resultado de sus experiencias de guerra. Fue también testigo del desarrollo de la democracia ateniense. En Las suplicantes (463 a.C.), puede detectarse la primera referencia que se hace acerca del "poder del pueblo", y la representación de la cr